Estás en: INICIO / NUESTRO INSTITUTO / TESTIMONIOS DE PACIENTES / Familia Valdés Salas
Familia Valdés Salas

Me llamo Catalina Valdés Salas (pero todos me dicen cata), tengo 13 años y debuté el día sábado 28 de marzo del 2009 (a los 12) .

Aunque yo se que debute hace poco con la diabetes, pero esta enfermedad no era desconocida para mí, porque mi hermana Matilda ya había debutado el 11 de sep. del 2007, al año y un mes , fue un poco traumático (es un poco gracioso porque se supone que yo debí haber debutado primero con diabetes , por ser la mayor).

Cuando me diagnosticaron diabetes fue un cambio muy brusco, porque nadie se habría imaginado que yo tendría diabetes, pero lo asumí muy bien y estuve hospitalizada 2 días y medio (se suponía que yo iba a Urgencia por un resfriado, entonces le dije a la Dra. que orinaba mucho y que tenía una hermana diabética, entonces ella me dijo que yo estaba sugestionada con la enfermedad de mi hermana, pero que igual me iba a mandar a hacerme un hemoclucotest, y el resultado fue de 409 de glicemia lo que apuntó a diabetes) cuando me dieron de alta yo ya sabía tomarme la glicemia, inyectarme, los carbohidratos y el factor de corrección.

Cuando mis amigas del IDIMI supieron, se sorprendieron. Yo creo que me dio diabetes para comprender mejor la enfermedad, a mi hermana y a las personas que la padecen (ahora estoy más tranquila al saber que llevare una vida más sana) , pero lo mejor de todo es que he estado muy apoyada por toda mi familia, en especial por mi MAMÁ, mis amigos, mis compañeras que siempre me preguntaban por mis glicemias y lo que podía comer y lo que no y si en algún momento me sentía mal, igual yo les había enseñado a tomarme la glicemia e inyectarme el glucagon, por los doctores que me han visto y a las personas del IDIMI, en especial a la tía Alejandra.

Gracias a todo ese apoyo recibido he podido llevar un buen control porque me AYUDAN y me QUIEREN.

Por todo eso gracias a todos.

Con amor, Cata.

Mi nombre es Paula Salas Martínez, tengo 39 años y tengo 3 hijos, 2 de ellos son diabéticas. Matilda Valdés Salas, de 3 años que es mi hija menor y la primera en debutar con diabetes. Ella debuto al año y un mes, cuando se le declaro la diabetes fue TRAUMANTE, estuve trayéndola a Urgencias del Hospital San Borja Arriaran.

El día 8 de sep. del 2007 le encontraron un resfriado viral, seguía igual. A los 2 días después le diagnosticaron una rinofaringitis. Al día siguiente el 11 de sep. volví a traerla a Urgencias, eran las 11 de la mañana, recuerdo que estuve todo el día con mi hija en brazos, se le caía su cabecita y empezó a saltar, no tenia fuerzas y el Dr. Pablo Gomez me dio otro nuevo diagnostico: neumonía, también dijo que los saltos que daba su cuerpo eran solo para llamar la atención.

Entonces le pedí que la dejara hospitalizada y el dijo que sí, pero que solo la iban a estudiar, siendo ya las 6 de la tarde aprox. Al cabo de un momento, a la Mati se le pusieron los ojos blancos y no reaccionaba a ningún estimulo, junto con eso su cuerpo estaba muy frio. La enfermera Soraya se dio cuenta, le dijo al Dr. que la niña estaba deshidratada y posiblemente con una cetoacidosis, por su experiencia en la UCIP con niños diabéticos, ella al reconocer los síntomas le administro oxígeno y suero por cuenta de ella.

El Dr. luego de ver lo sucedido me pregunto si la niña había recibo algún golpe en la cabeza y yo le dije que si, pero no era de suma importancia. Luego de decirle eso, mi hija comenzó a convulsionar y la llevaron a la sala de Reanimación y se encendió una luz roja. Al ver lo que pasaba, con mi marido lloramos porque veíamos que todos los doctores iban corriendo, entonces pensamos que nuestra hija se estaba muriendo. El Dr. la llevo de urgencia a tomarse un scanner, salió y nos dijo que rezáramos harto porque la niña estaba mal y tenía un tumor cerebral, asi que se la llevaron a neurología, grave para operarla.

Al cabo de un rato salieron y me dijeron que mi hija estaba con un coma diabético y se la llevaron a la UCIP. Ahí conocí a la Sra. Alejandra Ávila y desde ese instante le llamamos ANGEL. Debo reconocer que al comienzo no le creí nada, porque cuando me hablaba no podía creer que existiera una persona con tan buena voluntad y vocación.

Así llegue al IDIMI, al principio me costó mucho aprender a manejar la enfermedad, las insulinas, las inyecciones, los carbohidratos y todo eso. Yo creo que cansé hasta a los doctores porque soy un poquito dura de cabeza, pero ahí estaba el apoyo de la Sra. Alejandra y la Dra. Ethel Codner, que al comienzo me asustaba cuando me hacía preguntas, pero de apoco he ido aprendiendo y ahora le controlo muy bien la diabetes a mi hija.

Después el 28 de marzo del 2009, debuto mi otra hija, la mayor, la más sanita, mi pilar. Ella siempre me acompañaba a las reuniones y me explicaba todo. Cuando debutó, no de la misma manera de la Mati, pero fue duro igual. Aahí comenzamos de nuevo y gracias a dios recibió un buen apoyo de los Doctores: Karina Sotomayor, Nancy Unanue, Carolina Sepulveda, Vivian Gallardo, Ethel Codner, la tía Clarita, la tía Verito y la Sra. Alejandra Ávila el pilar fundamental y las demás personas en el IDIMI.

Nos dimos cuenta que la BUENA ATENCION EXISTE, para las personas como nosotros, que no tenemos muchos recursos. Nos atienden SUPER BIEN, CORDIAL Y SIEMPRE ESTAN CUANDO UNO LOS NECESITA.

Gracias.

Familia Valdés Salas


Idimi - Testimonio de Pacientes